125px-russian_empire_flag.svg.png

A inicios del siglo XX, la Rusia de los zares se trataba del imperio más grande del mundo, una potencia temible. No obstante, no hacía muchos años que los japoneses habían demostrado que más bien se trataba de un gigante con pies de barro y ciertamente la Primera Guerra Mundial lo acabó de confirmar. La autoridad imperial rusa no supo gestionar ni el frente ante la impecable Alemania, ni la retaguardia en donde el pueblo ante la desesperada situación en la que se encontraba paso de ser crítico con el régimen a hostil realizando dos revoluciones que liquidarían el Imperio Ruso y la familia imperial, literalmente. 

Además de Rusia (en rojo) el jugador ruso controla Finlandia, Estonia, Letonia, Lituania, Polonia, Ucraina, Bielorusia, Besarabia, Armenia, Georgia, Azerbaidjan, Kazakhstan, Uzbekistan y Turkmenistan. 

Impuestos 
112 $/turno 

Recursos 
3 explotaciones de alimento 
2 explotaciones de hierro 
3 explotacies de petróleo 

Rutas comerciales(3) 
Arkangel - Liverpool 
Petrogrado - Hamburgo 
Rostov - Istambul 

Tecnologías (4) 
Marines 
Antiaéreos
Cazas avanzados
Bombarderos

Puntos de victoria (10) 
Petrogrado
Moscú 
Tsaritsin 
Ekaterinburgo 
Sebastopol 
Varsovia 
Helsinki 
Kiev 
Bakú 
Samarcanda 

Potencia demográfica 
En las ciudades rusas se puede producir una infantería adicional además de las tropas que se puedan hacer según la población de la ciudad. En los casos en los que sea necesario pagar suministros, se deberá abonar 1 alimento por cada 3 infanterías.

Invierno ruso/Rasputitsa 
Durante el invierno, las temperaturas en Rusia bajan en picado congelándolo todo a su paso mientras que las nevadas hacen desaparecer caminos y carreteras. Las nevadas dan paso a una intensa lluvia de fango que hace impracticable cualquier ofensiva a gran escala. El jugador ruso puede decretar un invierno ruso una sola vez por partida: durante el turno decretado, todas las ofensivas enemigas dentro de los territorios de Rusia, Ucrania y Bielorrusia requerirán suministro como si se tratasen de territorios de montaña, bosque o desierto. Además, la velocidad máxima para todas las tropas terrestres será de 1 y los aviones no podrán volar. El siguiente turno se mantendrán las restricciones de velocidad debido a la rasputitsa (barro) pero se levantaran el resto de limitaciones. 
Dicha regla no afecta a la Rusia Bolchevique. 

Transiberiano 
El ferrocarril y concretamente el transiberiano es el eje vertebral del extenso territorio soviético. Las infanterías soviéticas pueden ir en un solo turno de Petrogrado a Moscú, de Moscú a Ekaterinburgo y a la inversa. Si el enemigo ocupa alguna de estas ciudades, el tramo correspondiente del transiberiano quedará cortado. No se puede utilizar este movimiento especial para atacar ninguno de estos territorios. 

Economía precaria 
La economía rusa está poco desarrollada debido a unas infraestructuras pésimas que dificultan el comercio y una industrialización insípida. Debido a esto, Rusia solo cobra la mitad de sus impuestos los dos primeros turnos de la partida. 

Revolución Bolchevique 
La guerra ha multiplicado los ya de por sí importantes conflictos sociales de Rusia que podrían desencadenar en algo más que una revuelta popular: una revolución socialista. A partir del cuarto turno el jugador ruso antes de empezar a jugar, deberá tirar un dado y esclarecer si estalla la revolución, iniciándose si se saca un 6. Si no se ha iniciado en el cuarto turno, en el quinto turno estallará si el resultado con un resultado de 5 o 6 en la tirada y así sucesivamente hasta que la revolución sea inevitable. 
Una vez la revolución estalle, un nuevo jugador, alineado con las Potencias Centrales, se hará cargo de ubicar las tropas del Ejercito Rojo y de controlar la facción bolchevique en la incipiente guerra civil que sucederá a continuación.

Ejercito Rojo 
Las siguientes tropas bolcheviques deberán ubicarse justo cuando estalle la revolución y como si se tratasen de cartas de partisanos: 

- 2 infanterías y 1 artillería en el sector Noroeste. (ver mapa político) 
- 2 infanterías y 1 caballería en el sector Central. (ver mapa político) 
- 1 infantería en el sector Sur. (ver mapa político) 
- 1 infantería en el sector de los Urales. (ver mapa político) 
- 1 infantería en Finlandia. 
- 1 infantería en el Báltico. (Estonia, Letonia o Lituania) 
- 1 infantería en Ucrania. 
- 1 infantería en el Cáucaso. 
- 1 infantería en Asia Central. 

Las tropas bolcheviques en ningún caso pueden ir más allá de la Rusia del inicio de partida; se considera que tienen las mismas tecnologías que el ejército ruso del turno en que estalle la revolución. 

Red_Army_Cavalry_1920.jpg


Deserciones 
Si al estallar la revolución Rusia tiene 2 o menos puntos de victoria que al iniciarse la partida, la facción bolchevique podrá descartar 1 infantería del ejército imperial por cada punto de victoria perdido, representando las deserciones en masa de los soldados. 

Caos revolucionario 
La facción bolchevique dispondrá de 2 cartas de sabotaje industrial, 2 cartas de sabotaje ferroviario y 1 carta de huelga general que solo podrán utilizar dentro de las fronteras iniciales del Imperio Ruso. Además, debido al vacío institucional, en el turno en que estalle la revolución, el jugador ruso tan solo cobrará la mitad de sus impuestos. 

Tratado de Brest-Litovsk 
Tres son los puntos a tener en cuenta en la relación entre las Potencias Centrales y los bolcheviques: 
1- Las Potencias Centrales y la facción bolchevique nunca podrán atacarse. 
2- Se permite el envío de recursos y dinero por parte de las Potencias Centrales a los bolcheviques pero no a la inversa. 
3- Los puntos de victoria capturados por los bolcheviques no contarán ni para las Potencias Centrales ni para la Entente. 

Prisión de pueblos 
Bajo el Imperio Ruso conviven centenares de pueblos que no siempre aceptan la sumisión a Rusia y al zar, aspirando a crear Estados nación propios como Finlandia o Ucrania. Alemania ha establecido lazos con nacionalistas polacos, fineses y ucranianos disponiendo de 3 cartas de partisanos de las cuales una la puede utilizar en los territorios rusos de Polonia (Varsovia, Lodz y Torun), otra en los territorios de Finlandia (en gris) y la tercera en los territorios de Ucrania (en verde). El Imperio Otomano tiene vínculos con los pueblos túrquicos de Asia Central y el Cáucaso disponiendo de 2 cartas de partisanos, una la puede utilizar en los territorios caucásicos de Georgia (en verde) y Azerbaiján (en amarillo), i la otra en los territorios de Asia Central. 

Eslavos 
Parte de la población eslava del Imperio Austrohúngaro simpatiza con la idea de crear un Estado eslavo libre del dominio de los Habsburgo y bajo la protección de la “hermana” Rusia. Rusia dispone de una carta de partisanos que puede utilizar en los territorios austrohúngaros de Praga, Brno, Bratislava, Kosice, Lubliana, Trieste, Zagreb y Sarajevo. 

Armenios 
Aliados tradicionales de Rusia, los armenios pretenden forjar su propio destino mediante una Gran Armenia. A efectos de juego, Rusia dispone d euna carta de partisanos que puede utilizar en los territorios otomanos de Erzurum, Elazig y Kayseri. 

Caballería cosaca 
El pueblo cosaco es un estrecho aliado del zar y en epocas de guerra suministra al ejército imperial excelentes regimientos de caballería autosuficientes, fruto de la vida esteparia y semi-nómada de los cosacos. A efectos de juego, las caballerías rusas nunca han de pagar suministro.

Cosacos_1914.jpg
Situación militar 
Las fuerzas rusas son tan extensas como su territorio pero tan precarias como su economía. El ejército mas humilde es el de Asia Central que tan solo cuenta con un puñado de caballerías túrquicas y una guarnición en Samarcanda. El ejército del Cáucaso con base en Tiflis, es más importante y se nutre esencialmente de armenios, tradicionales enemigos del Imperio Otomano. En el triangulo Riga-Varsovia-Kiev se concentran hasta tres ejércitos dispuestos a penetrar en territorio alemán y austrohúngaro gracias a los numerosos regimientos de caballería adscritos. En las tierras del Don, la caballería cosaca se mantiene en reserva para dar apoyo al ejército caucásico o al de Ucrania mientras que varias guarniciones mantienen en orden las principales ciudades del Imperio: Moscú, Ekaterimburgo, Helsinki y por supuesto en Petrogrado. 
La armada rusa sufrió un duro golpe con la derrota en el Pacífico contra el Japón a principios de siglo con lo que ha perdido mucha presencia en los mares. Actualmente, solo una limitada flota con base en Sebastopol rivaliza con los otomanos en el Mar Negro.


800px-defenders_ngm-v31-p369-a.jpg