Shield_GER.JPG
 
De las costas normandas a las estepas rusas el III Reich ha impuesto su dominio. Los alemanes acarician la victoria final pero antes deberán acabar con las últimas resistencias en Londres y Moscú...
 
Además del territorio nacional (color gris), Alemania controla los territorios de la Francia ocupada (París, Estrasburgo, Amiens, Caen, Nantes, Orleáns, La Rochelle y Burdeos), Bélgica, Holanda, Dinamarca, Noruega, Austria, Chequia, las Repúblicas Bálticas, Finlandia, Bielorrusia y Ucrania (excepto Odesa y Vinnitsa) así como una estrecha franja de territorio soviético: Novgorod, Vitebsk, Smolensk, Kursk, Rostov, Krasnodar y Sebastopol. 

 

Impuestos
137 $/turno

Recursos
1 explotación de alimentos 
4 explotaciones de hierro 
1 explotación de petróleo 

Rutas comerciales (1)
Hamburgo – Estocolmo (hierro)

Tecnologías (10)
Infantería de asalto
Ingenieros
Búnkeres reforzados
Reconocimiento artillero
Cañones AT
Infanteria mecanizada
Artillería mecanizada
Lanchas torpederas
Paracaidistas
Cazas a reacción

Puntos de victoria (14)
Colonia
Hamburgo
Berlín
Konigsberg
Ámsterdam
París
Burdeos
Varsovia
Viena
Praga
Trondheim
Helsinki
Kiev
Sebastopol

Nacionalismo
La Patria inspira a los alemanes gran valentía y heroicidad en combate. De esta manera, las infanterías que defiendan cualquier territorio de la Alemania del turno inicial, pueden repetir una vez por turno las tiradas falladas.

Corsarios
Los mercantes alemanes navegan ligeramente armados, hecho que les permite tener más autonomia al no depender su protección de la Kriegsmarine y hasta les capacita para asaltar indefensos mercantes enemigos. Los mercantes ignoran la regla defensivo y se defienden con ataque naval 2.

Manada de lobos
Famosa táctica submarina alemana. Si se efectúa un ataque con tres o más submarinos, el jugador alemán podrá repetir una tirada fallada por turno.
 
025uboat_468x333.jpg

Gestapo 
Los servicios secretos nazis son implacables. El jugador alemán dispone de una carta de contraespionaje adicional.
 
Árabes
Las promesas de los Aliados para crear Estados árabes una vez derrotados los otomanos, deribaron en una repartición de los territorios entre las potencias coloniales. Muchos árabs se sienten traicionados por los Aliados y no dudan en conseguir la independencia por otra cuenta, colaborando con el enemigo. Al emana dispone de una carta de partisanos que podrá utilizar en cualquier territorio de Siria, Egipto, Palestina, Jordania y Kuwait.
 
Resistencia francesa (ver Reino Unido y URSS)
 
Resistencia polonesa (ver Reino Unido y URSS)
 
Resistencia sovietica (ver URSS)

Situación militar
La Wehrmacht parece estar en el momento de máxima esplendor pero no son pocos los generales que opinan que también está al límite del colapso. El frente atlántico esta completamente fortificado de la Bretaña francesa al Cabo Norte con guarniciones por toda la costa y reservas blindadas en París en aras a un previsible desembarco. También la Luftwaffe apoya el muro atlántico desde sus bases en París y Trondheim. En la propia Alemania tan solo se ubican destacamentos antiaéreos y antiguas fortificaciones como la línea Siegfried o el fuerte de Konigsberg. Sin dejar Europa Central, varias guarniciones aseguran las principales ciudades ocupadas como Praga y Varsovia. En el frente norte africano, la Afrikakorps situada en Tobruk, recibe el apoyo de la infantería italiana y moviliza varios efectivos incluyendo blindados y aviación. Pero sin duda el frente que moviliza más tropas es el frente ruso que se expande del Cabo Norte a Crimea, aglutinando la mayoría de la Wehrmacht. Asediando Leningrado, se encuentran numerosas fuerzas de infantería apoyadas por la Luftwaffe, el ejército finlandés y por una legión de voluntarios españoles. Frente Moscú la situación es más precaria al ordenarse el traslado de tropas hacia el sur, no obstante, una nutrida expedición italiana contribuye con éxito a la defensa del sector. Y por fin, en las riberas del Don y con el objetivo final de Stalingrado y el Cáucaso, se acumulan numerosas infanterías y blindados participando también efectivos húngaros y rumanos y con la cobertura aérea de la Luftwaffe desde la base ucraniana de Jarkov.

La Kriegsmarine, tras varias derrotas frente la Royal Navy, apuesta exclusivamente por los submarinos para ganar la batalla del Atlántico, relegando la humilde flota de Hamburgo a la defensa de la entrada al Báltico. Las principales bases de U-boats se sitúan en Burdeos y Trondheim. 

ww2-90.jpg