Espionaje


El espionaje representa la guerra sucia y oculta entre los Estados, mediante intrigas y conspiraciones con tal de conseguir la hegemonia política. Cada jugador dispone de una baraja de 10 cartas que representan las acciones que los espías y colaboradores pueden realizar. Antes de empezar la partida, cada jugador elige 2 cartas de la baraja manteniéndolas en secreto hasta el momento de jugarlas. Las cartas de espionaje se pueden jugar cuando se quiera, incluso en turnos de juego alienos y contra cualquier unidad, territorio o jugador. Las cartas a elegir son las siguientes:

Corrupción papal
Gracias a las grandes influencias en la cúria romana, el jugador consigue el favor de 2 electores papales para la próxima elección a Papa. El jugador puede elegir dichos electores de entre todos los que no controla, incluyendo electores dominados por otros jugadores.

Traición mercenaria
El regimiento mercenario elegido pasa al instante a control del jugador durante los próximos 3 turnos pasando después obligatoriamente al mercado.

Envenenamiento de pozos
Colaboradores afines consiguen envenenar las aguas de toda una región enemiga provocando pestilencias y enfermedades. El jugador elige una provincia enemiga que inmediatamente se considera afectada por la peste sin posibilidad de salvarse de ella mediante alimentos. La peste se propagará de la forma habitual.

Sabotaje de castillos
Agentes afines logran debilitar de forma importante un castillo enemigo. El jugador elige un castillo el cuál se considerará que ha recibido 2 impactos este mismo turno.

Sabotaje industrial 
La producción militar enemiga es temporalmente paralitzada. Durante el siguiente turno, no se pueden produir unidades militares en la ciutat elegida.
 
Control gremial
El control de los gremios enemigos facilita la paralización parcial de la economía enemiga. Selecciona las explotaciones de alimento, hierro o madera de un jugador y éstas no producirán nada durante el siguiente turno.

Rebelión campesina
Después de meses de preparación y suministro, centenares de campesinos están preparados para levantarse. Despliega una infantería afín en cualquier territorio ocupado por el enemigo (no se puede desplegar dentro de castillos).
 
Información
La información del frente aportada por los servicios secretos permite avanzarse a las maniobras enemigas. Elige un territorio propio, si es atacado por unidades terrestres, las tropas defensoras atacarán primero durante la primera ronda de combate. Elige un territorio enemigo, si lo atacas con unidades terrestres, atacarás primero las dos rondas del combate del primer turno.

Reconocimiento intensivo
El jugador podrá saber las tropas que se ubican en 3 territorios enemigos del mismo país.

Contraespionaje
Los servicios secretos abortan una tentativa enemiga. Ésta carta invalida cualquier otra carta de espionaje.