Reinos no jugables

Los reinos no jugables son aquellos que no tienen influencia ni están controlados por ningún jugador y que en un principio se mantendrán neutrales en los conflictos que puedan acontecer. Sin embargo, si un jugador decide atacar a uno de éstos, automáticamente el reino no jugable atacado pasará a estar controlado por el Papado, los Principados Rusos o el Sultanato de Egipto, potencias que ejercen el liderazgo espiritual del catolicismo, el cristianismo ortodoxo y el Islam respectivamente. La confesión religiosa del reino atacado marcará que jugador se adjudica el control del reino, por ejemplo si Navarra és atacada, al ser un reino católico, pasará a estar controlada por el Papado. En caso que por ejemplo Egipto ataque un reino musulmán, éste pasará a estar controlado por el jugador más próximo al reino atacado.

Reinos catolicos (Papado)   Reinos ortodoxos (Rusos)       Reinos musulmanes (Egipto)
Sajonia                           Georgia                               Marruecos
Suiza                              Montenegro                         Kara Koyunlu
Colonia                                                                    Granada
Palatinado                                                                Argelia
Frankfurt                                                                 Circasia
Alsacia
Baviera
Milán
Florencia
Papado
Navarra
Bretaña
Irlanda

   

Acceso militar
Un jugador no podrá mover unidades terrestres a través de ningún país no jugable a no ser que posea el control del ejército defensor. 

Acceso industrial
Un jugador podrá construir tropas en un país no jugable sólo si controla el ejército defensor, debiendo abonar todo el coste de la construcción.

Ejército defensor
Si un jugador ataca un reino no jugable ese desplegará un determinado ejército y si el país no jugable resiste al primer turno de la invasión, podrá reforzarse con las reservas a partir del segundo turno ubicándolas en cualquier territorio propio no ocupado ni en litigio.
 
 

REINOS NO JUGABLES

Ciudades (población3+)

Territorios (población 1-2)

Reservas

Milán/Marruecos/Kara Koyunlu*

*Edesa se considera ciudad 

1 castillo

1 arquero

1 trabuquete

1 infanteria

2 caballeria lig

Resto de reinos 

1 arquero

1 infanteria

1 infanteria

1 infanteria


















pontificis.png

Reglas especiales: Papado
La Europa occidental y central del siglo XV está enormemente influída por una institución supranacional: la Iglesia católica. La Iglesia dirige la vida espiritual y moral de los reinos de éstas regiones e intenta entrometerse en su vida política y económica. El líder de ésta institución es el Papa de Roma, un sacerdote elegido de común acuerdo entre los obispos de los varios reinos católicos.

Elección
En Tiempos de Sangre hasta 14 ciudades (representadas por su correspondiente obispo) tienen derecho a voto para elegir Papa:

Francia: París, Toulouse, Nápoles
Inglaterra: Cambridge, Lisboa
Aragón: Barcelona, Venecia
Hansa: Konigsberg
Kalmar: Roksilde
Polonia: Cracovia
Hungría: Praga
Castilla: Toledo
Roma, Colonia

El jugador que controle cada una de éstas ciudades (aunque no sea un jugador cristiano) obtendrá el voto del respectivo obispado. Las ciudades con derecho a elección que no sean controladas por ningún jugador se mantendrán neutrales en la elección de Papa y no votarán.

Al final del primer turno se efectuará la primera elección, pudiéndose presentar como candidatos paples cualquier jugador que controle como mínimo una de las ciudades con derecho a voto. Una vez se haya elegido un Papa, su mandato durará 5 turnos pasados los cuales habrá una nueva elección representando el relieve generacional. En caso de haber empate entre varios candidatos papales, la elección se pospondrá hasta el siguiente turno o hasta que se desempate.

Arbitraje católico
Los distintos pueblos y reinos que profesan el cristianismo católico a menudo consultan y piden consejo al Papa sobre asuntos de Estado. El Papa usualmente también arbita disputas entre Estados católicos, ejerciendo en ése caso justícia terrenal. A efectos de juego, el Papa controlará el ejército de cualquier país no jugable católico que sea atacado ja sea por jugadores cristianos o musulmanes.

Habilidades papales
Cada Papa durante su mandato de 5 turnos dispondrá de una baraja de 10 cartas de habilidades papales de las cuales podrá elegir 2 y aplicarlas en cualquier momento de su mandato. El siguiente Papa deberá escoger 2 de las 8 restantes y así hasta que la baraja se acabe. Cuando esto pase, la baraja se renovará estando disponbiles otra vez las 10 cartas. La baraja consta de las siguientes cartas:

Quema de libros
La Iglesia ordena la quema de centenares de libros considerados heréticos, eliminando así miles de páginas de conociminetos ancestrales. El jugador escogido pierde una tecnología préviamente desarrollada durante la partida.

Herejía
El Papa decreta herejía a un movimiento religioso hasta ahora tolerado. El 3 territorios escogidos, los cuales representan las zonas donde la herejía está más propagada, no será posible cobrar impuestos ni explotaciones debido al caos provocado por el decreto.

Cruzada
La Iglesia declara una Cruzada contra los infieles. El Papa puede formar 1 infantería y 1 caballería pesada en calidad de ejército cruzado en cualquiera de sus ciudades con derecho a voto papal que controle.

Venta de indulgencias
La Iglesia pone en venta lotes de indulgencias celestiales para financiarse. El jugador-Papa obtiene 25$.

Excomunión
El Papa excomunica el rey de uno de los reinos cristianos aislándolo del resto del mundo católico. El jugador escogido (que no puede ser ningún jugador musulmán u ortodoxo) es excomunicado, provocando que durante 3 turnos no se pueda comerciar mediante rutas o intercambio de recursos con su país.

Bendición de la cosecha
El Papa reza para unas buenas cosechas. El jugador escogido duplica la producción de las explotaciones de alimento durante un turno. Además, no le afectará ningún brote de peste.
 
Bendición de tropas
El Papa bendice los guerreros que defienden la Fe. Todas las unidades militares del jugador escogido pueden repetir una vez las tiradas falladas contra enemigos que no profesen la Fe católica durante un turno.

Peregrinaje
La Iglesia llama a la peregrinación hacia un sitio santo, saturando los caminos que van hacia el lugar debido a los centenares de fieles que se aproximan. Todas las tropas terrestres localizadas en tres territorios elegidos no podrán moverse durante un turno.

Persecusión de los judíos
La caza indiscriminada de judíos provoca el caos económico y la escasedad de prestamistas. El coste en $ de las unidades, edificios y tecnologías del jugador escogido se multiplican x2 durante el siguiente turno.

Inquisición
La Inquisición se encarga de hacer cumplir la doctrina eclesiastica y de obserbar la correcta conducta litúrgica y moral de sus fieles. Ésta carta invalida cualquier otra carta de habilidades papales y se puede utilizar incluso cuando el mandato del jugador-Papa ya ha acabado.

knights1007b.jpg